Publicaciones / Editoriales

UNA MOVILIZACION POR RECLAMOS QUE NO FUE Y UN MINISTRO ASUSTADO Y DESORIENTADO

UNA MOVILIZACION POR RECLAMOS QUE NO FUE Y UN MINISTRO ASUSTADO Y DESORIENTADO

UNA MOVILIZACION POR RECLAMOS QUE NO FUE Y UN MINISTRO ASUSTADO Y DESORIENTADO

Editorial APROPOBA, 22 de febrero de 2021

UNA MOVILIZACION POR RECLAMOS QUE NO FUE Y UN MINISTRO ASUSTADO Y DESORIENTADO

 La verdad sea dicha la presunta movilización policial por reclamos varios pregonada hace algunos días, nos deja a quienes no nos apresuramos a tomar partido hasta no analizar detenidamente la cuestión, nos deja una serie de dudas que pasados este tiempo prudencial podemos desmenuzar, aunque mas no sea superficialmente todo lo ocurrido al respecto.-

 En primera instancia, como lo señaláramos desde APROPOBA oportunamente resultaba por demás sospechosa una convocatoria realizada anónimamente por redes sociales, con una variedad de puntos de reclamo entre los cuales se hallaban por supuesto algunos indiscutibles y motivo de eternos reclamos, (salarios, cargas horarias, provisión de recursos para el desempeño de la función y otros por el estilo), mezclados con algunos que como también ya lo explicáramos no hacen al interés de los policías, como construcción de dos hospitales policiales, cuando todo el mundo sabe que debido a la extensión territorial de la provincia, ello seria de beneficio para pocos y de dificultades para la mayoría y otras causas que no viene al caso analizar en este momento, o el pedido de la desafiliación a la obra social IOMA, cuando, como ya también lo sabemos en una relación costo beneficios la misma se encuentra dentro una cobertura bastante completa y mejor aún con posibilidades de atención en todo el territorio bonaerense, y por último la provisión de nuevos patrulleros, que también, como todos sabemos es la gran posibilidad de grandes negociados en las compras directas que han permitido las renovadas leyes de emergencia en seguridad.-

 Resulta en este caso llamativo que de esos tres puntos agregados, el primero, los hospitales, precisamente son una intención de la actual gobernación, como se sospecha en procura de hacerse de los recursos de nuestros aportes exclusivos a nuestro co-seguro (Superintendencia de Servicios Sociales) para “venderlos a la opinión pública como un aporte a la salud de la familia policial”, como se hace con las casas que se construyen en gran parte con nuestros fondos del Fondo de Ayuda Financiera que administra nuestra Caja Previsional, mientras que no se hacía mención alguna de los camaradas caídos en cumplimiento del deber por contagio en servicio durante la pandemia, por la falta de provisión de elementos de seguridad sanitaria ni tampoco se reclamó por la aplicación de las vacunas necesarias para prevenir el mal aplicadas según el calendario dispuesto por el Gobierno Nacional.-

 Respecto a la obra social IOMA, que posiblemente no resulte la mejor de las posibilidades pero que salvo casos puntuales realiza una amplia cobertura, coincide con las viejas intenciones del kischnerismo y que se ha repetido en declaraciones recientes de la vicepresidente de la Nación de su pretensión de formar una sola obra social nacional que absorbiera a las obras provinciales, con consecuencias que nadie puede predecir.-

 Regresando al tema principal, lo cierto es que la idea no prendió demasiado a pesar de los oportunistas de siempre que sin nada que perder avivan el fuego y de algunos impulsivos que no puede advertir los peligros, sin entender que reclamos se pueden hacer pero siempre en el marco de la legalidad, lo que sumado a medidas disciplinarias de gravedad tomada por las autoridades respecto a quienes en la ocasión anterior violaron la ley y las normas, hizo que no pasara nada, pero nada de nada.-

 Claro es que el Ministro de Seguridad Sergio Berni, quién ofreció “tiros” a los policías que tomaran una comisaría, con bravuconadas como esa, junto a las apresuradas medidas disciplinarias tomadas después de meses de causas encajonadas, lo único que demostró en la gran incapacidad para la conducción de fuerzas policiales, un tremendo miedo a no poder manejar la situación y un desentendimiento total de las necesidades del personal bajo su responsabilidad, como tampoco muestra interés alguno de que el mismo reciba en tiempo y forma las inoculaciones que lo libren del peligro que afrontan día a día, en la oportunidad en que se dispone en el calendario nacional, acompañado todo ello de una total desorientación respecto al camino a seguir.-

 Hoy se ha avanzado en nuestra provincia en la vacunación del personal docente, que como es sabido se encuentra en el mencionado calendario en un lugar posterior al personal policial, sin embargo el Ministro Berni, guarda obstinado silencio y curiosamente tan oportunista que siempre se ha mostrado para las entrevistas, ahora no aparece en ninguna, porque quizás así algún periodista descuidado podría preguntarle al respecto.-

 Cierto es también que iniciado el día previsto por la supuesta convocatoria, el tema ya había desaparecido de los medios de información con la misma velocidad con que algunos días antes invadió a todos los programas y sus periodistas conductores.- Nadie habló mas de algo que se pintaba como gravísimo en esos momentos y que incluyeron motivos tan absurdos explicados con pizarrones electrónicos y fotos, como que el personal protestaba como consecuencia de un supuesto enfrentamiento entre mandos policiales superiores por el poder dentro de la Institución, como si al personal subalterno le importara algo una pelea, que de existir, su resultado no le cambiaría para nada su diario vivir y trabajar.-

 Salvo que algún camarada pueda aportar mas al respecto de este, hasta podría decirse risueño suceso, creemos desde nuestra Asociación que nuestros camaradas en actividad deben proceder cuidadosamente, como siempre lo hemos aconsejado, para no prestarse a intereses ajenos, que desgraciadamente se hacen a un costado cuando el humilde trabajador policial paga las consecuencias de los impulsos naturales que le brotan por situaciones injustas.-

  APROPOBA, 22 de febrero de 2021

     MIGUEL ANGEL REYNOSO

                                                           Secretario General