Publicaciones / Editoriales

¿Que raro no?

¿Que raro no?

¿Que raro no?

¿Qué raro no?

Editorial APOPOBA, 13 de octubre de 2019

 En relación a los hechos ocurridos en la ciudad de La Plata por el atropello sufrido por nuestras camaradas asignadas al servicio especial organizado con motivo del encuentro de mujeres, trasladadas para el mismo desde todo el territorio provincial, sin la debida organización ni las previsiones necesarias para el cumplimiento de un servicio de larga duración, como por ejemplo alojamiento, racionamiento, y hasta parece ser incluso sin la asignación de transportes para el regreso a sus destinos, caben según el entender de APROPOBA algunas reflexiones un poco mas allá de lo comentado en notas anteriores respecto a las responsabilidades de los funcionarios de todo nivel intervinientes en la organización, ejecución, supervisión y control del servicio y para los cuales esperamos las urgentes medidas que corresponden.-

Es raro por demás que por lo menos hasta el momento y hasta donde conocemos no haya habido alguna declaración pública de la máxima autoridad política de la provincia, la Gobernadora Vidal, ni del Ministro de Seguridad Christian Ritondo, ni del Jefe de Policía Perroni, todos de alguna manera responsables, salvo otra explicación aún en deuda, de lo ocurrido.-

Es raro por cierto, que de la pléyade de “representantes del pueblo”, de los ámbitos legislativos, como diputados y senadores nacionales de esta provincia, los propios diputados y senadores, de la Provincia de Buenos Aires, el intendente y concejales de La Plata, distrito, donde sucedieran los sucesos, oficiales, opositores o desinteresados varios, de cualquier partido o corriente política, de izquierda, derecha, centro, mezclados o confundidos dijeran alguna palabra al respecto, lo que a nuestro entender solamente pone de relieve una verdad: o no les interesa para nada lo que sucede con sus representados, pareciendo haber olvidado que los policías, por serlo, no han perdido su condición de ciudadanos, o se encuentran mas ocupados en sus campañas electorales preocupados solamente por la posibilidad de seguir mamando de la teta del estado renovando sus mandatos o buscando nuevos y mas productivos cargos.-

Es raro que de los candidatos a todo cargo, desde los presidenciales para abajo, tampoco se han pronunciado sobre tema tan grave que amenaza con una protesta generalizada de la principal y mas numerosa fuerza policial del país alterando la paz social de cual es precisamente garante, y que quiera Dios no llegue a ocurrir; candidatos solo abocados a repetir hasta el cansancio consignas y frases hechas de vacío contenido y poco ajustadas a una distante realidad.-

Es raro que convocado un servicio policial constituído mayoritariamente de personal femenino trasladado desde todos los confines provinciales para cubrir el encuentro platense, precisamente de mujeres, en el que las participantes según se preveía maltratarían al personal policial con insultos y agresiones, según se sabe hasta ahora el mayor maltrato ese personal lo recibiera precisamente de aquellos que teniendo la responsabilidad de la conducción no se encuentren en conocimiento de lo que ello significa por no haber buceado en los secretos de esta capacidad que debe tener el superior jerarquico, entre las cuales se enseña el especial cuidado del material humano, principal e insustituible.-

No es raro, que los medios informativos, de todo tipo, especialmente de alcance nacional, periodistas, comentaristas opinadores y opinologos que logran difundir habitualmente sus comentarios, guarden estricto silencio, mas que seguro en razonable resguardo de las pautas o beneficios que la profesión les depara.-

No es raro, que las organizaciones llamadas “de derechos humanos”, o similares también guarden silencio al respecto, todos ya hemos aprendido hace muchos años que sus objetivos se orientan mas hacia la percepción de jugosos beneficios económicos y a la defensa parcializada de esos derechos que a una verdadera comunión con los ideales de igualdad que nos señalan los principios republicanos.-

En fin, hablando de república, y teniendo en cuenta lo que los manuales señalan como elementos comunes que participan en la definición de la misma, tales como la primacía de la Ley, la igualdad ante la Ley, la responsabilidad de políticos y funcionarios públicos y teniendo en cuenta además que ya muy cercana una nueva encuesta electoral, los trabajadores policiales siguen sin la seguridad, en la practica, de poder ejercer su derecho constitucional del voto, por cuanto se les sigue negando hacerlo en el lugar donde deben prestar su servicio y en la realidad, dado las grandes distancias y las necesidades del servicio imposibilita que se los pueda relevar para que lo ejerzan, cabe una última reflexión:

¿No estará, como no se cansa de repetir la Dra. Carrio, en verdadero peligro nuestra República?

 APROPOBA, 13 de octubre de 2019

          MIGUEL ANGEL REYNOSO

           Sec. General