Publicaciones / Editoriales

Que la sangre no llegue al rio

Que la sangre no llegue al rio

Que la sangre no llegue al rio

Editorial APROPOBA, 5/9/20

QUE LA SANGRE NO LLEGUE AL RIO

 En atención a los reclamos de los trabajadores policiales de distintas provincias argentinas por distintas causas entre las que se cuentan principalmente la falta de actualización de sus salarios, la carencia de recursos, el respaldo legal para cumplir su misión y el desamparo general que deben afrontar en su trabajo, era inevitable que los conflictos fueran surgiendo en otros distritos donde la situación no es diferente.-

 La Policía de la Provincia de Buenos Aires, responsable de la seguridad en el territorio mas poblado del país, con mayor índice de delitos de todo tipo, mayor inclemencia en el desarrollo de la pandemia, no podía quedar afuera de manifestar sus propios reclamos.-

 No se trata solamente de la falta de actualización de los sueldos, que se ven afectados grandemente por el aumento del costo de vida, innegable por mas que se pretenda ocultar, todo ello se ve agravado por otras circunstancias que muchas veces escapan al conocimiento de la sociedad en general por la conocida parcialidad de la generalidad de nuestros medios de información.-

 Por ejemplo, no es conocida la excesiva demora con que el estado provincial abona los pagos correspondientes a los servicios adicionales del personal policial, que como también muchos ignoran sus pagos se realizan con anticipación al servicio que se presta en horas fuera de servicio y por lo tanto sacrificadas de las que corresponden al descanso.-

 El paupérrimo valor que se paga por las Horas CoReS, (Compensación por Recargo de Servicio), pago en negro, que también se realiza en horario fuera de servicio y las posibilidades que el sistema da para fomentar la corrupción es otro viejo problema que ningún gobierno soluciona.

 Esto en cuanto al problema salarial, pero siguen vigentes y se renuevan día a día los atropellos cometidos desde la política, porque los de los delincuentes resultan hasta comprensibles, de los que mencionaremos solo unos pocos a modo de ejemplo.

 Mientras desde el ámbito nacional funcionarios procuran y colaborar en la liberación de miles de delincuentes que se encontraban purgando condenas, sin pensar en el daño que ocasionarían como ocurrió, en la sociedad y entre los propios policías obligados a combatir con un enemigo reforzado, simultáneamente se refuerzan los cargos hacía la policía para que mejore su lucha contra la inseguridad. ¿¿¿¿¿- ????

 Legisladores nacionales, provinciales y municipales en actuación vergonzosa procuran interferir en una causa judicial de tramite ante un juzgado federal, para que se impute a personal policial en un hecho que la investigación, hasta la fecha, indica que no tiene nada que ver.- Y para peor con el solo objetivo de perjudicar la gestión del área de seguridad actual por pertenecer al partido político contrario.- NO LES IMPORTA QUE POLICIAS PUEDAN IR A PARAR A LA CARCEL SIENDO INOCENTES, NO LES IMPORTA EL SUFRIMIENTO DE LAS FAMILIAS, SOLAMENTE LES IMPORTA LA OBTENCION DE ALGUN MISERABLE VOTO, cuando los verdaderamente miserables son quienes asi se comportan.-

 Un ministro de seguridad en la provincia de Buenos Aires preocupado solamente por su futuro político, que no percibe que no puede presentarse en un operativo vistiendo un traje de seguridad digno de la NASA, mientras sus subordinados, a su lado solo cuentan con un humilde tapabocas, comprado de su bolsillo porque no se lo proveyeron, no es buen ejemplo, como tampoco el comprometer un procedimiento policial actuando personalmente lo es de un funcionario de su importancia.- 

Los ataques y pintadas por parte de sectores de la izquierda a la Comisaria 1ra, y al Complejo Policial Juan Vucetich de Mar del Plata, sin reclamos de orden politico son otro ejemplo del desamparo del personal.

 Un plan de seguridad nacional en el que el personal tendrá principal protagonismo pero que no se lo menciona en cuanto a respaldo legal y recursos verdaderos, no de patrulleros nuevos, sin combustible y que se deben esconder.-

La continuidad de camaradas caidos en cumplimiento del deber, ya sea a manos de delincuentes, en la fecha justamente un efectivo femenino, como consecuencia del riesgo en servicio del contagio de la pandemia u otras circunstancias, sumado a los heridos, no contribuyen al buen humor de los efectivos.- Sanciones graves y desafectaciones por motivos tan estupidos como bailar uniformados, tampoco ayudan.-

 No hay dialogo ni voluntad para conocer los verdaderos problemas y como solucionarlos, ahora quiera Dios que no sea tarde, la protesta en la provincia de Buenos Aires muestra sus primeros movimientos, hay un ambiente recalentado por los logros obtenidos en otros distritos.-

 Quiera Dios, que quienes tienen que oír y resolver lo hagan.- Demasiados gobiernos han hecho oídos sordos, el gobierno provincial esta a tiempo de cambiar de actitud y lograr que al menos esta vez LA SANGRE NO LLEGUE AL RIO.-

APROPOBA, 5 de setiembre de 2020.-

        MIGUEL ANGEL REYNOSO

           Secretario General