Publicaciones / Editoriales

Lo dijo APROPOBA hace 14 años

Lo dijo APROPOBA hace 14 años

Lo dijo APROPOBA hace 14 años

Lo dijo APROPOBA hace CATORCE AÑOS.- Quizas despues de tanto fracaso al fin se intente seguir la experiencia en materia de seguridad publica de verdaderos profesionales, al menos alguna medida reciente del Ministro de Seguridad Berni, pareceria indicar alguna intencion de reparar los errores "arslanianos" de principio de siglo.- Para quien tenga paciencia de lectura agregamos solamente una parte de una editorial publicada el 30 de abril de 2006.-


YA ES HORA DE UN BALANCE SINCERO

POLITICA DE SEGURIDAD EN LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES

Por el Crio. Insp. (ra) MIGUEL ANGEL REYNOSO, Secretario General de APROPOBA

2da. Nota – 30 de abril de 2006.-

         Dijimos en su oportunidad que una transformación institucional como la que se realizó, mutilando a la fuerza de sus reservas experimentadas, incorporando gran cantidad de teóricos sin capacidad profesional en la materia, desarticulando y transformando el organigrama funcional, creando una superestructura burocrática indescifrable, aún para los mismos policías en actividad, fraccionándola en distintas policías sin interrelación efectiva, confundiendo la cadena de mando y control, con la ingerencia legal de autoridades ajenas e incluso particulares muchas veces con otros intereses que los comunes de la sociedad, mas tarde o mas temprano demostraría el desacierto y tornaría mas que palpable no ya el avance en materia de seguridad, sino un lamentable retroceso.

         En su libro “La ciencia de la Policía”, el Comisario General de la Policía Federal Argentina Dr. ENRIQUE FENTANES, procura y logra, décadas atrás dejar en claro este concepto tan elemental, como poco comentado: cuando hablamos de labor policial estamos hablando de una verdadera ciencia y que como tal debe estudiarse sacando provecho de todas las experiencias anteriores sin desechar ninguna afirmando los pasos a seguir en la seguridad que realidades ya superadas nos facilitan.

         Sin embargo, nada de esto se ha tenido en cuenta, por el contrario lo improvisado y lo intrincado han sido una constante ya a partir de la concepción del nuevo esquema producto de la mentada Reforma Judicial y Policial en la Provincia de Buenos Aires, con solo echar un vistazo al nuevo organigrama institucional era previsible que su complejidad y apartamiento de los cánones comunes a la formación de una fuerza de seguridad en cualquier parte del planeta no podía arrojar, tarde o temprano, otro resultado que el fracaso.

         Solamente a modo de ejemplo, para el neófito en cuestiones policiales, podemos mencionar que en su “Tratado sobre Seguridad Pública”, el ex Jefe de la Policía Federal Argentina, Comisario General Pelachi, al realizar una somera descripción individual de la organización de las fuerzas policiales del mundo, por lo menos las mas relevantes y representativas, utiliza un promedio de dos a tres carillas para cada una y un pequeño gráfico ilustrativo, mientras que para procurar desarrollar la nueva organización de la Policía de la Provincia de Buenos Aires utiliza nada menos que DIESCIOCHO CARILLAS y varios gráficos, mencionando de paso que varias cosas no quedaban muy en claro y sus dudas acerca de los resultados de su funcionamiento.

         Un tan complejo como enredado entrecruzamiento tanto de funciones y responsabilidades de las distintas fuerzas (Policía I, Policía II, futura III, Policía de Seguridad, De Investigaciones en Función Judicial, de Seguridad Vial, Departamentales, Comunales, Residual, de Apoyo, etc.), y nuevas dependencias con nombres tan extensos como complicados e inexpresivos, confunden hasta al mismo personal en actividad que en general ignora la estructura de la fuerza, de quién depende su unidad y hasta él mismo, mientras que para el profano puede encontrar entretenimiento divertido procurando descifrar estas cuestiones ingresando a la página web oficial del Ministerio de Seguridad, donde ni siquiera existe un listado completo de las dependencias policiales.

         Ya lo hemos citado anteriormente también, pero merece recordar que bastante tiempo atrás, un verdadero especialista internacional en materia policial, el legendario MARCEL SICOT, de la Surete Francesa y ex director de INTERPOL, aseguraba como tantos otros la necesidad de una fuerza policial constituida “fuerte y unificada” para poder enfrentar los desafíos que el crimen en general y el que hoy podemos llamar “globalizado” le opusieran. Sin embargo nada de ello ha sido tenido en cuenta.

         Cumplidos ya los ocho años a partir de la implementación de la Reforma Policial en la provincia de Buenos Aires nadie puede decir sin ponerse colorado, a excepción del Ministro de Seguridad León Arslanián, que se han obtenido ni siquiera mínimos resultados positivos, muy por el contrario y a pesar de los ocultamientos día a día la sociedad toma conocimiento de situaciones que superan ampliamente las respuestas que puede dar la institución policial fundamentalmente por las fallas, incoherencias e incompatibilidades entre aspectos fundamentales para su funcionamiento que pueden sintetizarse en:

         Cuestiones políticas

Cuestiones de organización institucional

         Cuestiones de respaldo jurídico

         Cuestiones del componente humano