Publicaciones / Editoriales

JESUS SCANAVINO: Una cuestion que nos debe movilizar

JESUS SCANAVINO: Una cuestion que nos debe movilizar

JESUS SCANAVINO: Una cuestion que nos debe movilizar

A CAMARADAS, FAMILIARES Y AMIGOS/AS

EL ASUNTO APROPOBA, UNA CUESTION QUE NOS DEBE MOVILIZAR!

La policía de la provincia de Bs Aires con todos sus integrantes, de antes y de ahora, como todas las policías hermanas del país, hemos desempeñado un rol importante en el desarrollo político y social de Argentina. Luego, la recuperación definitiva de la democracia, tuvo al componente humano de seguridad a la par, codo a codo, hombro con hombro, con el resto de la población, con su habitual contribución de sangre, cumpliendo con la palabra empeñada de brindar seguridad a la comunidad, aún a riesgo de sus propias vidas. 

La policía es a la democracia como la rama al árbol. Es de todas las instituciones de la república quizás la más importante, es imprescindible. Es que un país puede funcionar por un tiempo sin escuelas, inclusive sin Congreso Nacional y sin legislaturas, y hasta sin fuerzas armadas en tiempos de paz. Pero ningún país, ninguna sociedad civilizada, podría prescindir un solo día de fuerzas policiales.

 Decía el Dr. Gregorio Marañón, médico, ensayista y escritor español, en el año 1942 en la prensa escrita argentina, en un trabajo sobre Policías del Mundo que tituló “POLICIA, de Maquiavelo a Fouché” : “…Cuando se piensa en un estado futuro que reúna las ventajas del autoritario y las del democrático, la fórmula intermedia solo se entrevé a base de una policía perfecta, que frente al poder asegure a cada ciudadano sus derechos sin el peligro de que los ciudadanos se los adjudiquen y se los administren por su cuenta, y que, a su vez, exija al ciudadano el riguroso cumplimiento de su deber, diverso e intransferible. Una policía, en suma, no solamente poderosa en su técnica, sino aséptica de intención política”

En nuestro bendito país y en nuestra provincia en particular, la fuerza policial del mayor estado, por razones estrictamente de prejuicios ideológicos, fue groseramente desguazada y sus efectivos maltratados, ninguneados y su autoridad bastardeada de manera deliberada, para eliminar así el último dique de contención que le queda a la sociedad, ante el avance de la anarquía, el libertinaje, el desorden social total…

Al día de hoy las mujeres y hombres a quienes la sociedad les encomienda hacer cumplir la ley con lealtad y transparencia, realizan su trabajo en un ambiente social hostil, esquivando toda una ingeniería de leyes, decretos, resoluciones y disposiciones administrativas que condicionan el eficaz trabajo policial; conspiran contra la propia misión que se les encomienda desde el poder. Y nadie escucha el clamor de los uniformados que ven pasar frente a sus ojos la dura realidad social y alertan sobre lo poco que pueden hacer. Y también sienten diluirse su vocación ante el aluvión permanente de ingratitud desde la prensa, los jueces y el poder político.

Es alarmante y muy grave la lista anual de policías asesinados. Muchos cumpliendo con su deber y otros a mansalva, por el solo hecho de su condición…

Sin embargo, en la gran mesa de la democracia, donde suelen reunirse los representantes de todos los sectores del trabajo a defender sus derechos corporativos, los policías no tenemos asiento. Se nos niega cínicamente el derecho de inclusión social. Todos obtienen conquistas para sus trabajadores, mejoras salariales, etc. Los uniformados debemos conformarnos con las migajas que se deslizan de los manteles, al piso.

Al inicio del Siglo XXl, en el ámbito de San Martín (GBA), un grupo de camaradas visionarios, crearon la ASOCIACION PROFESIONAL DE POLICIAS DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES hoy conocida por las siglas de APROPOBA. Hoy su sede está en Mar del Plata y todo el tiempo ha sido y es una especie de mangrullo de la familia azul, desde donde se monta vigilia permanente para dar la voz de alarma ante cada avance en contra de nuestra Institución y su gente. Sea de afuera o de adentro…

Mucho ha sido el esfuerzo puesto por un grupo de camaradas liderados por el Crio. Insp. (r.a) Miguel Ángel REYNOSO como Secretario General de la Asociación. Se brega hace años por la obtención de la personería gremial; se han realizado a pulmón congresos nacionales e internacionales de policías; se ha concurrido a otros Congresos Internacionales como los realizados en Uruguay y Chile; se ha visitado autoridades; se han recorrido un sinfín de veces los pasillos del poder y casi siempre con resultados escasos. También hemos pateado algún nido y arruinado algún negocio político con nuestras denuncias públicas. Pero no alcanza.

Lamentablemente muchos camaradas son reacios a la sindicalización policial, como el suscripto también lo era y muchos lo éramos. Hasta que comprendimos que la única defensa de nuestros derechos es la que podamos ejercer nosotros mismos, y que para ello, inexorablemente hay que lograr un lugar, un asiento, en la mesa de la democracia, en un pie de igualdad con los restantes sectores de la administración pública. Lugar que nadie nos lo va a regalar. Hay que conquistarlo.

Tenemos muchos compañeros profesionales y gente de todas las jerarquías a las que queremos sumar urgente, para un relanzamiento de la Asociación con una nueva página web y la recreación de todas las Delegaciones, en toda la provincia. Al resto de la fuerza le estamos pidiendo, como esfuerzo mayor, un acompañamiento activo en las redes sociales y de ser necesario para alguna reunión o movilización.

La democracia en argentina parece que no prevé incluir en el sistema a los compatriotas azules. Pues entonces debemos reaccionar. A quienes todos los días declamamos la unidad de la familia policial, la solidaridad entre azules, nos llegó la hora de demostrar con hechos y no solo con palabras, que somos una organización integrada por gente disciplinada, respetuosa de la ley, responsable, unida y dispuestos a ganar el lugar que nos corresponde y merecemos. Nada que esté al margen de la ley, pero a los derechos debemos ejercerlos, no mendigarlos.

APROPOBA, Enero 9 de 2019

Comisario (r.a) Jesús Evaristo Scanavino

 Secretario de Organización