Publicaciones / Editoriales

JESUS SCANAVINO: Chocobar debe ser absuelto

JESUS SCANAVINO: Chocobar debe ser absuelto

JESUS SCANAVINO: Chocobar debe ser absuelto

Nota de opinion de JESUS SCANAVINO, Secretario de Organizacion de APROPOBA.

¡LUIS CHOCOBAR DEBE SER ABSUELTO!

El compromiso primario del policía es con la comunidad. Velar por su vida, por la libertad, bienes y demás derechos. Cuando la persuasión no alcanza, y el accionar del delincuente pone en riesgo su integridad física o de terceros, el policía tiene la obligación de recurrir al uso de la fuerza pública para defender su vida y hacer cesar el delito. 

En los últimos veinte años aproximadamente, vemos que cada vez que se produce un hecho de estas características, aparecen en los medios, familiares del delincuente muerto patrocinados por abogados que parecen entrenados en “embarrar la cancha” a los investigadores y difamar al o los policías intervinientes, como método acusatorio. Este tipo de querellantes no buscan la verdad. Buscan afanosamente abrir la puerta que les permitirá llegar a un juicio contra el Estado y obtener una jugosa indemnización, con la que calmará la supuesta ira o dolor de los deudos y sin duda engrosará su cuenta bancaria… 

Si no fue la policía, fue culpa de la policía. Esa parece ser la consigna. El asunto es que el Estado, que es la sociedad, los contribuyentes, se haga cargo de pagar. También hemos observado que no pocos periodistas o comunicadores, casualmente, tratan estas noticias con un claro sesgo anti policía; se empeñan en mantener la sospecha sobre el uniformado aunque los hechos indiquen lo contrario. No escatiman tiempos ni medios para que los familiares del delincuente o su abogado acusen sin pruebas y difamen a gusto. 

El Estado provincial –es decir la sociedad- debe exigir al gobierno un cambio, ya que luego de cada incidente de este tipo, el policía - por más inocente que se haya demostrado- y su familia deben recurrir a un terapeuta para superar los traumas adquiridos a lo largo de muchos meses y a veces años, de deshonra y mala fama. 

En primer lugar, el gobierno debería dictar un acto administrativo, disponiendo que todo policía cuyo accionar en cumplimiento del deber deba ser examinado por la Justicia, tendrá derecho a designar un abogado defensor a su elección y pagado íntegramente, es decir Costas y Honorarios Particulares, por el Estado provincial. El policía que deba inevitablemente estar detenido mientras se sustancian las actuaciones, deberá ser alojado en una dependencia de la Dirección de Cuerpos de la Policía de la Provincia de Bs As, más cercana a su domicilio. 

Y en segundo lugar dictar una Ley de transferencia de responsabilidades. Es decir, el o los delincuentes que desobedecieren la orden de arresto del personal policial y se resistieren provocando acciones de violencia, con o sin arma, serán únicos responsables de todas las consecuencias que se produjeren, inclusive de sus propias muertes y la de terceros ajenos al incidente. 

El policía Luis CHOCOBAR, el día 08 de diciembre de 2017, cumplió fielmente con el compromiso asumido al incorporarse a la fuerza. Juan Pablo KUKOC, es el único responsable de su propia muerte. El incidente donde perdiera la vida, nunca habría ocurrido si en vez de andar por la calle acuchillando gente para robarle, hubiese estado ocupado en alguna actividad lícita para ganarse la vida. El policía que intervino ni nadie tiene porque pagar las andanzas de un criminal, que salió a robar armado de un cuchillo con el evidente y probado propósito de matar a sus víctimas. 

Octubre 11 de 2020 

  Comisario (r.a) Jesús Evaristo Scanavino 

Secretario de Organización de APROPOBA